Comunidades Cristianas

El granito de arena

Tenemos una misión que cumplir,
aunque nos parezca insignificante,
corno un granito de arena.
No se puede ser piedra angular
si uno no se sabe granito de arena.
Sólo se puede mirar la inmensidad del mar,
cuando uno es, en la playa, granito de arena.
A veces nos toca realizar hazañas,
pero la maravilla es el granito de arena de cada día.
A veces estamos tan cansados
que sólo podemos poner el granito de arena.
El granito de arena es anónimo,
y quienes soportan el peso del sufrimiento son las personas anónimas.
El granito de arena es despreciado,
pero Dios lo cuida como su mejor tesoro.
( Javier Garrido)