Elkarbanatuz – Hogar Lerchundi en Tanger

AREA DE INFANCIA, FAMILIA Y ATENCIÓN PRIMARIA

“Es importante tener a cooperantes en el terreno; sensibilizar a las personas voluntarias y tener un mayor conocimiento de la realidad”.

En el mes de febrero el equipo de colaboración internacional de Elkarbanatuz viajó a Tánger para visitar el Hogar Lerchundi para niñas y niños, proyecto desarrollado por Proclade Bética y con el que Elkarbanatuz colabora desde hace 4 años. Allí tuvieron ocasión de compartir trabajo y reflexiones con las personas que desarrollan el proyecto y a quienes desde aquí agradecemos su acogida y dedicación.  En especial a  Mar quien además se prestó a responder a unas preguntas para compartir su experiencia.

¿Qué te llevo a trabajar en el Hogar en Tánger? ¿Conocías ya el proyecto? ¿Cuál fue tu motivación?

Lo que me llevó a trabajar en el Hogar fue descubrir cómo la cultura y la religión no son un impedimento para trabajar juntos/as por un mismo objetivo, ayudar a estas familias y a sus hijos e hijas a mejorar un poco su situación. Ya conocía el proyecto porque había venido a vivir una experiencia en Semana Santa y pasé por el Hogar un día, pero como se me quedó un poco corta, decidí venir otro año en Navidad y me fui enganchando. Mi mayor motivación fue lo que te aporta el proyecto en diferentes ámbitos: familia, salud, educación… yo soy maestra de profesión y después de 7 años he podido ejercer como trabajadora social, tratar temas de salud… ámbitos que no conocía y me han resultado todo un descubrimiento personal. En conclusión, cambiar el concepto de “VENIR A AYUDAR” POR EL DE “VENIR A COMPARTIR”.

 ¿Por qué es necesario un proyecto como el Hogar en Tánger?

Este proyecto es necesario en Tánger porque las niñas y niños pasan mucho tiempo en la calle debido a que la escuela tiene dos turnos uno de mañana y otro de tarde. Así que el proyecto además de prevenir y cubrir estos momentos en que los niños y niñas no están en la escuela, también trabaja por el desarrollo integral del niño/a (familia, salud, alimentación, higiene, sociedad…)

¿Cómo describirías a las mujeres que participan en el proyecto?

Las mujeres con las que trabajamos son la mayoría monomarentales, sobre todo madres solteras, divorciadas…. esto significa que tienen una falta de autoestima muy grande porque están mal vistas por la sociedad, ya que la religión musulmana no acepta que una mujer tenga un hijo o hija sin haberse casado anteriormente.

¿Qué aporta a PROCLADE BÉTICA el hecho de trabajar en un proyecto en Tánger? ¿Y a la inversa?

Proclade Bética gestiona el proyecto y lo financia a través de apadrinamientos, lo que nos da una estabilidad al proyecto para poder trabajar con las familias durante 10 años. Así,  desde los 6 a los 16 años, el/la niño/a puede estar en el Centro siempre que ambos cumplan los compromisos.

El Hogar aporta a Proclade muchas cosas: es importante tener a cooperantes en terreno trabajando directamente con las familias, niñas y niños; sensibilizar a las personas voluntarias y tener un mayor conocimiento de la realidad.

¿Qué aporta ELKARBANATUZ al hogar?

Elkarbanatuz ha sido un descubrimiento y enriquecimiento para el Hogar desde que hicimos nuestro primer encuentro a muchos niveles: intercambio de experiencias, seguimiento y apoyo en el proyecto que hemos presentado, búsqueda de nuevos planteamientos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.