Elkarbanatuz – Inclusión

SERVICIO DE ACOMPAÑAMIENTO A LA VIDA AUTONOMA – ENTREVISTA PERSONAL

 Se cumple medio año de andadura del Servicio de Acompañamiento a la Vida Autónoma, enmarcado en el área de inclusión social, y nos ha parecido oportuno entrevistar a una persona que participa en el servicio para que nos dé su visión sobre el mismo, desde el convencimiento de que han de ser las personas usuarias las protagonistas de sus procesos. Le hemos pedido a esta persona (cuyo nombre omitimos por razones de confidencialidad) que comparta su situación pasada y actual, y nos explique cómo está siendo su paso por el servicio.

Nos cuenta que “estuve perdido en mi camino, con una vida hundida; pensaba que no tenía solución; toqué fondo y acabé en la calle por una problemática de dinero. Estaba enfermo”. Según su testimonio, a través de contactos con otra entidad del sector y con los servicios de Diputación llegó a Elkarbanatuz, al programa Hiranka, en octubre del pasado año y a partir de ahí comenzó su proceso. Nos refiere que mientras vivía en una lonja comenzó el trabajo con su educadora y que “iba a comer y a desayunar al centro y después de dos meses entré en un piso”. Ahora sigue un tratamiento y asegura que “con el poco tiempo que llevo creo que está dando resultado, estoy mejor de lo que estaba. Voy mejorando y creo que en unos meses todavía estaré mejor”.

Según nos refiere, lo que más valora del servicio es “el equipo educativo, por el trato” y añade que “me encuentro como en una familia y me muestran el camino”. En este sentido destaca el trabajo que desarrolla con su educadora para definir sus necesidades y mejorar el control de los gastos. En segundo lugar, señala que valora especialmente la posibilidad de estar en un piso, ya que le permite “estar tranquilo; tengo una habitación, comida; no estoy en la calle como yo estaba”. Y en tercer lugar nos dice que “voy abriendo el camino, voy descubriendo información que me es útil; esto me está ayudando”. Nos recuerda que lo que le ha pasado a él le puede pasar a cualquiera y comenta que “lo que hay que hacer es seguir los pasos que vas pactando con las educadoras”. Para la persona usuaria son importantes los aprendizajes adquiridos gracias a las personas que ha conocido tanto en el piso como en el servicio pero, por encima de todo, insiste en que “lo más importante del servicio son las educadoras, sin ellas no habría nada, ni tratamiento, ni nada.”  Y termina con una frase esperanzadora: “Ahora veo un poco de futuro. Me equivoqué en mi vida y ahora busco estabilizarme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.