Harantzago begira | Mira más allá

La Salle Santo Ángel estrenará en septiembre unas pioneras instalaciones que darán respuesta desde la FP a los desafíos de la Industria

El centro La Salle Santo Ángel de Zaragoza acaba de comenzar un gran proyecto de renovación que convertirá las aulas de FP de Fabricación Mecánica en unas pioneras instalaciones que permitirán dar respuesta a los actuales desafíos de la Industria.  La base del proyecto ha sido crear espacios diáfanos y transparentes de modo que el taller se convierte en un campo de entrenamiento previo al mundo laboral donde los estudiantes pueden desarrollar un trabajo cooperativo y colaborativo.

“Esta obra implica un cambio radical en las instalaciones. Toda la actividad docente se realiza en el entorno del taller que pasa a simular una industria en la que todas sus áreas conviven en espacios limítrofes para aprovechar las múltiples sinergias emanadas de cada uno de ellos”, explica el director de La Salle Santo Ángel, Ánchel Uche.

Este espacio se ha diseñado al servicio del Nuevo Contexto de Aprendizaje, la innovadora metodología pedagógica desarrollada e implantada por La Salle en sus diferentes centros educativos a nivel nacional. Las obras, que coinciden con el 50 aniversario de La Salle Santo Ángel, han comenzado en junio y está previsto que estén concluidas para finales de agosto, antes del inicio del nuevo curso.

Según el director del centro, “las circunstancias de la pandemia no nos han permitido celebrarlo como deseamos, pero esta obra es una apuesta por una revolución en la FP y supone el mejor acto de conmemoración de estos 50 años. Son muchos los jóvenes formados en nuestras aulas que, insertos en el tejido industrial, hacen a nuestras empresas punteras.”

El proyecto arquitectónico ha sido desarrollado por ‘The Learning Spaces’, cuyo socio fundador, el arquitecto Josu Iriarte, destaca que “este espacio taller está diseñado como un campo de entrenamiento previo al mundo laboral, por eso es tan limpio, tan cuidado, tan ordenado, tan profesional. Se trata de que los alumnos entrenen sus destrezas para su inmediato desempeño laboral, que entrenen su autonomía, su resiliencia y su creatividad. En definitiva, un espacio de confort emocional, donde apetezca aprender.”

Este proyecto, sin precedentes en Aragón, permite dar un salto cualitativo en la oferta educativa de un sector en el que la empleabilidad es del 100%.